PROGRAMA III

Primera Temporada 2020

ORQUESTA FILARMÓNICA DE
BOCA DEL RÍO

 

Jorge Mester
Director Artístico

Viernes 14 de febrero 20:00 horas.
Foro Boca

PROGRAMA III

Modest Mussorgsky
Noche en la árida montaña

Duración aproximada: 11 minutos

Felix Mendelssohn
Concierto Para Piano Y Orquesta No.1, En Sol Menor, Op.25
-Molto allegro con fuoco
-Andante
-Presto
- Molto allegro e vivace

Duración aproximada: 19 minutos

Solista: Leonardo del Castillo, Piano

INTERMEDIO

Dmitri Shostakovich
Sinfonía No.12, En Re Menor, Op.112
-La revolucionaria ciudad de Petrogrado (Moderato-Allegro)
-Razliv (Adagio)
-Aurora (Allegro)
-El amanecer de la Humanidad (Allegro-L'istesso tempo)

Duración aproximada: 40 minutos

Eddie Mora, Director huésped

Eddie Mora

Eddie Mora
Director huésped

Ganador del Premio Grammy Latino en 2017 como director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica en la categoría «Mejor Álbum de Música Clásica», fue nominado en tres ocasiones como compositor y director a los mismos. Fue distinguido con el Premio «Carlos Enrique Vargas» 2018 en la categoría de Dirección de Orquesta otorgado por el Ministerio de Cultura y Juventud de Costa Rica. Director artístico de la Orquesta Sinfónica de Heredia, con la que ha grabado varios discos compactos, ha sido Director Residente de la Sinfónica Nacional de Costa Rica en el período 2014-2015. Con esta agrupación grabó música de compositores costarricenses. También ha sido Director invitado y Artista en Residencia en la Universidad de South Dakota, en Estados Unidos. Es Miembro de Número del Colegio de Compositores de Música de Arte, fundador del Instituto de Investigaciones en Arte en la Facultad de Artes, así como del Seminario de Composición Musical y del Ensamble Contemporáneo Universitario en la Escuela de Artes Musicales, en donde ejerce la docencia. Se desempeñó como Decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Costa Rica (2007-2015).
    Como compositor ha sido reconocido con el Premio Nacional «Aquileo J. Echeverría», Premio ACAM de Costa Rica y Premio Musical Áncora. Mora ha participado en diferentes festivales de música contemporánea, entre ellos el V Festival «Leo Brouwer», Otoño Moscovita en Rusia, Festival de La Habana, Taller Latinoamericano de Composición (UNEAC-Casa de las Américas/Cuba), fue invitado especial para el Foro de Música Nueva «Manuel Enríquez» en México, en el CDMC en Madrid, el Festival Latinoamericano de Música en Venezuela, Congreso Puertorriqueño de Creación Musical, Fiesta Iberoamericana de las Artes en Puerto Rico, Música Contemporánea de Morelia y Festival «Darwin Vargas» de Chile.
    Parte de su obra ha sido publicada por la Editorial Periferia (Barcelona, España), la Revista Casa de las Américas (Cuba) y la Editorial de la Universidad de Costa Rica. Varios discos compactos compilan parte de su catálogo, así como un DVD con la producción interdisciplinaria «Amighetti» con la Sinfónica Nacional de Costa Rica.
   En calidad de director ha participado en Puerto Rico, Rusia, Estados Unidos y, en México con las orquestas «Carlos Chávez», de Cámara de Bellas Artes, Sinfónica de la Universidad de Guanajuato, Sinfónica de Oaxaca y Filarmónica de Boca del Río. Egresado del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú, Mora inició sus estudios musicales en el Conservatorio Castella y en la Escuela de Artes Musicales de la Universidad de Costa Rica.

Leonardo del Castillo

Leonardo del Castillo
Piano

Nació en la Ciudad de México. Realizó estudios en México con Néstor Castañeda León y Carlos Vázquez, así como con el concertista húngaro István Nádas, discípulo de Béla Bartók. Residió en Austria de 1999 a 2008, donde realizó dos posgrados en la Universidad de Música de Graz dentro de la cátedra de Kätte Wittlich: el primero en Concertismo Pianístico y el segundo en Música de Cámara. Se graduó con máximos honores.
   Obtuvo la Beca Bösendorfer 2002 en Viena, en 2004 ganó el Premio del Rector por su examen de titulación como uno de los mejores del año en Austria. Ha realizado cursos de perfeccionamiento y clases maestras con músicos de reconocido nivel internacional: Paul Gulda, Trío Altenberg de Viena, Cuarteto Ying, Martin Lovett (chelista del Cuarteto Amadeus), entre otros. Fue invitado a participar en festivales de Chiapas, Xalapa, Austria, Croacia y Argentina, entre otros. Ha ofrecido recitales y conciertos en México, El Salvador, Ecuador, Argentina, Italia, Austria, Holanda, Croacia, España, Polonia y Bélgica. Actúa como solista con orquestas como la Sinfónica de Xalapa, de Cámara de Bellas Artes, Sinfónica de El Salvador, Filarmónica de Acapulco, Sinfónica de Aguascalientes, Sinfónica de Michoacán, Sinfónica Juvenil de Veracruz, etc. Formó parte del Trío «Silvestre Revueltas», ensamble en residencia la Universidad Iberoamericana entre 1996 y 1999. En Austria fue miembro del Trío «Meran», de la Universidad de Graz (2003-2007).
   Desde agosto de 2008 radica en Xalapa, donde es catedrático del Instituto Superior de Música de Veracruz y de la Facultad de Música de la Universidad Veracruzana. Es pianista del Trío Chopin, grupo de cámara en residencia de la Universidad Veracruzana, con el que realiza numerosos conciertos en México y dos giras por Europa, en 2010 y 2018. Desde 2013 es organizador y director del Festival «Nuntempa, música del siglo XX y XXI», donde participan músicos de distintas partes del país y del extranjero.
   Su tesis de maestría sobre los poemas sinfónicos de Richard Strauss forma parte del acervo bibliográfico en la Biblioteca del Museo «Richard Strauss», de Garmisch, Alemania. También digno de destacar es su atención al repertorio de los estilos Clásico y Romanticismo temprano, con cursos especializados y clases maestras con clavecinistas y fortepianistas de renombre internacional como Malcolm Bilson, Alexei Lubimov, Johann Sonnleitner, Konztanze Rieck, entre otros. En su repertorio se cuentan el ciclo integral de las 52 Sonatas para piano de Haydn, los 27 conciertos para piano de Mozart y los 5 conciertos de Beethoven.

Notas al programa

Modest Mussorgsky (1839-1881)M.П.Мусоргский

Modest Mussorgsky (1839-1881)
Noche en la árida montaña

Nacido en las cercanías de Pskov, ninguna de las creaciones de Mussorgsky ha sacudido tan intensamente la imaginación del público como Una noche en la árida montaña. Su inclusión en la película «Fantasía» (1940), de Walt Disney, sólo contribuyó a subrayar su celebridad apoyada en una formidable capacidad descriptiva. Sin embargo, no es la versión original la que normalmente se interpreta sino la orquestación que hiciera Rimsky-Korsakov después de la muerte de su amigo. Los investigadores nos dicen que Mussorgsky tenía previsto para su obra un final tumultuoso, que Rimsky-Korsakov modificó para dejarlo en la languideciente conclusión que hoy conocemos. Esta música estremecedora gira en torno de una leyenda rusa que nos narra el aquelarre que año con año realizan brujas y espíritus malignos en la víspera del día de San Juan. El escenario es un cerro despojado de vegetación sobre las cercanías de la ciudad de Kiev y la música se apega a una sucesión de escenas de danza irrefrenable, que alcanza un hipnotizante clímax hasta el momento en que la campana de un monasterio cercano anuncia el advenimiento del nuevo día. La trayectoria vital de Mussorgsky muestra la fascinante personalidad de un hombre enigmático, tan inconsistente en su carácter como poderoso en su creatividad. Se dice que Una noche en la árida montaña lo escribió la noche de San Juan del año 1867, en la casa de Rimsky-Korsakov, quien le había llevado allí para ayudarle a reponerse de una torturante borrachera. La idea que hasta nosotros llega del músico es la de un hombre irresponsable que renunció a todo para arrojarse a la vida desordenada y al alcoholismo que terminó por llevarle a la tumba a la edad de 42 años. Pero poco se ha difundido que dominaba el francés y el alemán, y que desde la adolescencia se aficionó a la historia y la filosofía, estudiaba el latín y los rasgos sobresalientes de diversas religiones. Las depresiones agravadas por síntomas de epilepsia, la ruina económica familiar y la muerte de su madre en 1865, le condujeron a severas crisis. Antes de cumplir los 40 años era un hombre de físico terriblemente estragado por el abuso del alcohol y en franca decadencia vital. Acostumbraba refugiarse en los tugurios más inmundos y la ayuda de sus amigos de nada sirvió. Internado en un hospital militar de San Petersburgo, allí murió el 28 de marzo de 1881. La creación artística de Mussorgsky contiene un enorme valor tanto para la cultura nacional rusa como para el mundo. Hoy se le considera el más original de los compositores nacionalistas rusos.

Felix Mendelssohn(1809-1847)wikipedia.com

Felix Mendelssohn (1809-1847)
Concierto No. 1 para piano y orquesta

Esta obra data del año 1831, sabemos que fue escrita gran rapidez y se estrenó con el compositor como solista en octubre de 1831, en Múnich. Quizá no sea observado como una obra de estatura beethoveniana, pero su espíritu fresco y juvenil, así como su gran atractivo melódico, le convierten en una pieza codiciada por todo virtuoso. En el Primer concierto, el tema de inicio en el movimiento de apertura es palpitante en tensión, con un segundo tema de enorme belleza y amable lirismo. El segundo movimiento muestra contornos profundamente romanticistas, mientras que el tercero presenta la virtuosa exuberancia propia del compositor. Mendelssohn no era precisamente un innovador, pero la estructura formal resulta sorprendentemente sofisticada. Desechó la acostumbrada doble exposición de apertura; esto es, asignar a la orquesta los temas principales antes de la entrada del solista. Aquí la orquesta funciona como elemento de introducción antes de que el solista aparezca y se encargue de presentar las ideas medulares del fragmento inicial. Otro detalle distintivo es el encadenamiento de los movimientos; el paso del primero al segundo se efectúa por medio de una transición iniciada con un toque de cornos y trompetas, y un enlace parecido es el puente hacia el tercer movimiento, en el cual, además, reaparecen los dos temas característicos del primer movimiento. Nacido en Hamburgo, Mendelssohn realizó numerosas giras por Europa como pianista y director. Después de trabajar como director musical en Düsseldorf, en la Gewandhaus de Leipzig y en la corte del rey Federico Guillermo de Prusia, en 1842 colaboró en la fundación del Conservatorio de Leipzig pero la muerte de su hermana Fanny resultó en un golpe que le afectó severamente. Falleció el 4 de noviembre de 1847, en Leipzig, apenas dos meses después de la muerte de su hermana. Es menester consignar que este autor escribió, además, un concierto para piano y cuerdas en 1822, así como dos partituras para dos pianos entre 1823 y 1824, mismas que se consideran obras «de juventud». Mendelssohn fue no sólo era un consumado compositor y director de orquesta; también fue uno de los mejores pianistas de su tiempo y un brillante organista. Prácticamente todas las piezas que compuso para piano fueron escritas para interpretarlas él mismo en los conciertos que ofrecía, y a ello se atribuye que con su creatividad buscase complacer el gusto del gran público.


Dmitri Shostakovich(1906-1975)nsportal.ru

Dmitri Shostakovich (1906-1975)
Sinfonía No. 12, «Año 1917»

En 1954 la esposa de Shostakovich falleció en un hospital de Armenia, en extrañas circunstancias, y poco tiempo después moría su madre. Para colmo, y pese a la desaparición de Iósif Stalin, el compositor registraba frecuentes fricciones con el aparato burocrático que, sin embargo, le permitió viajar a Finlandia, Francia y Estados Unidos para recibir condecoraciones. Pero en 1959 fue hospitalizado durante varias semanas y en 1960, durante la boda de su hijo Maxim, sufrió una caída y la fractura de una pierna. Los sinsabores parecían llegar en interminable serie y bajo tales circunstancias trabajó en su Sinfonía número 12, con dedicatoria a Lenin y subtitulada «Año 1917». Se estrenó en octubre de 1961, con la Filarmónica de Leningrado dirigida por Evgeny Mravinsky. Aquella primera audición resultó en un fracaso y pocos críticos se atrevieron a defender la nueva creación de Shostakovich, una partitura de cerca de 40 minutos de duración en la que pareciera que el compositor se atascó en un material que repite machaconamente. ¿Una nueva forma de burla hacia el sistema? Aunque se le señale de carencias en su cohesión formal, se trata de una partitura de inequívoca importancia y es particularmente interesante por los irregulares pulsos rítmicos de su tercer movimiento, así como por su material derivado en parte de la Sinfonía 11. A su primer movimiento el autor denominó «La revolucionaria ciudad de Petrogrado», mismo que presenta los temas que reflejan el ambiente previo a una revuelta. En el Adagio se dan las citas a la Sinfonía 11 y a la «Marcha por las víctimas de la Revolución», del propio Shostakovich. Razliv era el cuartel de Lenin a las afueras de Petrogrado. En el tercer movimiento se representa al buque «Aurora», empleado hacia el inicio a la Revolución de 1917 y, finalmente, «El amanecer de la Humanidad» apunta hacia la vida en la Unión Soviética tras el triunfo de la Revolución. La idea de dedicar una obra a Lenin inquietaba al músico desde su juventud y este proyecto lo concebía como drama biográfico con texto de Vladimir Mayakovsky, entre otros autores. Intentó retomar el proyecto hacia 1940, pero fue interrumpido por la invasión nazi a Leningrado y mucho después, la fecha señalada para su obra con dedicatoria se anunció para el nonagésimo aniversario del natalicio de Lenin, en abril de 1960, pero Shostakovich no tuvo terminada la partitura. Consideradas sus virtudes en clara desventaja cuando se le compara con las grandes creaciones de Shostakovich, la Duodécima sinfonía se mantiene en el repertorio habitual de las grandes orquestas.

Jorge Vázquez Pacheco